Thursday, January 18, 2007

 

Diario de Vacaciones Ana Isa Mestre

Faro, 24 de diciembre de 2006

¡Hola mis amigos!
En estas vacaciones decidimos hacer un diario para que vosotros conozcáis un poco mejor nuestras tradiciones y formas de vivir la nochebuena y la nochevieja. Este diario empieza con la descripción del día 24 de diciembre y termina el día 1 de enero, el primer día del nuevo año. Bueno, ahora voy a empezar mi diario…
Hoy me levanté un poquito tarde, sobre las once de la mañana, porque me acosté un poquito tarde. Pero, después de levantarme empecé a hacer las muchas tareas que necesitaba: hice la compra, salí con algunos amigos, escribí un poquito y ayudé a mis padres en los preparativos de navidad.
Bueno, el día veinticuatro es siempre un día muy agitado, pero este año fue un poco diferente porque mi padre no estuvo en casa, porque tenía que trabajar en la nochebuena. Así que yo y mi madre nos fuimos a pasar la nochebuena en casa de mi hermano. Sin embargo fue necesario ayudar a la familia de mi hermano, por eso hicimos muchos dulces y los comimos de postre.
Cerca del medio día empezamos a comer, todavía lo hicimos en nuestras propias casas, o sea, yo, mi madre y mi padre comimos juntos y mi hermano comió en su casa. Después, mi padre se fue a trabajar y yo y mi madre nos quedamos solas en casa. Por la tarde, hicimos algunas tareas hogareñas y nos preparamos para la nochebuena. Por supuesto, hicimos los paquetes de Navidad con los regalos y sonreímos juntas.
Yo me encargué de enviar mensajes de navidad a todos los familiares y amigos con quien no habíamos conseguido hablar por teléfono.
En verdad, la Navidad es una época de paz, felicidad y sobretodo de amistad.
En mi familia la Navidad no tiene un significado muy religioso, porque no solemos ir a la misa frecuentemente, pero hay otras familias portuguesas que celebran la Navidad con un carácter mucho más religioso.
Bueno, este año ni tampoco hicimos el árbol de Navidad. Nos quedamos un poco tristes por no ser posible pasar las fiestas todos juntos.
Bueno, ahora os voy a contar como fue la nochebuena en casa de mi hermano.
Cuándo llegué a casa de mi hermano todo estaba perfecto: el árbol de Navidad, los regalos de la gente, muchas luces por toda la casa y sobretodo mucha alegría.
Además de todo eso, había mucha comida y muchos dulces en la mesa.
Empezamos a cenar y compartimos momentos fantásticos. De primero comemos bacalao con patatas y de segundo comemos ensalada de pulpo.
A mi no me gustan mucho las comidas tradicionales como el bacalao, pero en Navidad casi siempre lo comemos a causa de la tradición.
Pero, la mejor parte de la cena viene después de los primeros platos, es decir, los postres. Esta Navidad había muchos dulces tradicionales: “arroz doce”, “aletria”, “empanadilhas”, “sonhos”, “fatias douradas” y además tarta de limón.
Normalmente en Navidad se comen muchos dulces tradicionales y se suele alargar la cena hasta muy tarde, porque abrimos los regalos sobre la media noche. Creo que los mejores momentos son los que pasamos en familia, junto de los que nos quieren y a quien queremos muchísimo.
Sobre la medía noche empezamos a abrir los regalos. Este año mí hermano fue el Papa Noel, o sea, se encargó de distribuir los regalos por toda la gente. Fue un momento muy divertido porque teníamos todos muchísimos regalos y estábamos muy curiosos. Para mí, los regalos no son lo más importante pero creo que son una parte muy alegre de estas fechas porque las personas se quedan con el espíritu navideño en su corazón.
Creo que todos somos un poco Papa Noel, porque ofrecemos amor, amistad, alegría y paz.
A mí me tocaron muchos regalos, pero los que más me gustaron fueron: un libro de mi escritor preferido, llamado “Criança em Ruínas”; un chaquetón y otro libro que también me gustó muchísimo. Mis regalos preferidos son siempre los libros, porque con ellos aprendo siempre alguna cosa nueva y además como me gusta muchísimo escribir creo que leer es el mejor complemento a la escrita creativa.
Creo que la nochebuena es siempre un momento de reflexión en familia, porque es el momento en que estamos todos juntos y hablamos de todo. Así que tenemos la posibilidad de expresar nuestra opinión sobre muchos proyectos de familia.
Para mí lo más importante es que la familia se mantenga unida y fuerte.
Bueno, así fue mi nochebuena…Creo que fue una noche fantástica porque me quedé con mi familia, pero estos días son, sin duda, muy fatigantes.
¡Mañana es otro día! ¡Hasta!

Faro, 25 de diciembre de 2006

¡Hola!
Bueno, como os había dicho hoy fue un día un poco diferente.
Por la mañana me levanté muy tarde pues estaba muy cansada a causa de la noche anterior. Mis padres se levantaron muy temprano para preparar la comida y cuando me levanté ya estaba todo listo y nos fuimos a comer.
Hoy comimos en casa, porque como mi padre iba a trabajar por la noche, decidimos que íbamos a comer con él el día de Navidad.
Así que comimos todos juntos un plato especial cocinado por mi madre: filetes de pavo rellenado.
Después aprovechamos la tarde para descansar y por eso vimos algunas películas muy buenas que pasaron el la televisión.
El día de Navidad en mi casa es siempre muy calmo, porque solo nos quedamos juntos otra vez por la noche.
Me acuerdo perfectamente de la Navidad del año pasado que fue, sin duda, una de las mejores navidades de siempre porque toda mi familia se quedó junta en mi casa. Este año tuve ganas de tenerlos otra vez junto a mí. La verdad es que este año mis familiares de Alentejo se quedaron por allá y nosotros nos quedamos aquí en Faro. Bueno, la Navidad no puede ser igual todos los años, pero a mí me gustaría que siempre fuera un momento de alegría y felicidad.
Después, por la noche cenamos de nuevo en casa de mi hermano, pero ahora había muchos platos diferentes para todos los gustos. A mí como no me gustaba el plato principal, que era un plato típico llamado “Caldeirada”, comí unos filetes de cerdo con patatas y arroz. La mesa estaba llena de comida, había de todo un poco: desde comidas típicamente portuguesas hasta platos típicamente franceses, como la “quiche”.
Creo que la cena fue muy importante para nosotros pues tuvimos la oportunidad de pensar en todas las personas por el mundo que no tenían que comer en este día tan especial. Por eso, en familia expresamos el deseo que toda la gente del mundo tuviese comida para comer y alegría en el corazón.
Después de la cena nos quedamos juntos viendo unas fotos de las vacaciones de mis tíos en Brasil y charlando un poquito sobre nuestros deseos para el año que viene.
Al final de la noche bebemos champán para celebrar la Navidad en familia y la paz que tenemos dentro de nuestro corazón.
Bueno, creo que fue un día de Navidad fantástico porque una vez más lo pasamos muy bien. Además de eso el día de navidad es siempre un día especial para mí porque me gusta volver a encontrar personas que no veo desde hace mucho tiempo y charlar un poquito con ellas.
Para mí la navidad se puede resumir en algunas palabras: alegría, fiesta, felicidad y cosas dulces como la amistad, el cariño y el afecto.

Faro, 31 de diciembre de 2006

¡Hola amigos!
Hoy fue un día un poquito difícil. Me levanté muy temprano porque mi madre se quedó enferma y estuve con ella todo el día. Me quedé muy preocupada y por eso no pensé muy bien en la nochevieja. Pero, ya sabía dónde iba a pasarla.
La tarde se pasó muy rápido y por la noche salí con algunos amigos y con mi novio.
Bueno… mi nochevieja fue muy especial porque la pasé con mi novio, una persona muy importante para mí y con algunos amigos también muy especiales para nosotros. Nos quedamos todos juntos en una casa donde hicimos la cena y cenamos. Después de cenar, vimos una película americana muy divertida, llamada “American Pie- Naked Mile”. Me gustó muchísimo la película pues habla de temas adecuados a los jóvenes, que nos ayudan a comprender mejor nuestra adolescencia.
Estaba un poco preocupada por mi madre pero luego mis amigos me ayudaron y nos divertimos mucho. Cuando terminamos de ver la película nos fuimos a un lugar fantástico, donde celebramos juntos la nochevieja y dimos la bienvenida al nuevo año.
Desde el lugar donde estábamos veíamos muy bien los cohetes que lanzaron en muchas ciudades bien como: Faro, Albufeira y Quarteira.
Un poquito antes de la media noche preparamos las pasas y el champán para empezar de la mejor manera el año 2007.
Cuando sonaron las sirenas tuvimos la certeza de que ya estábamos en el año 2007. Entonces abrimos el champán, comimos las pasas, pedimos los doce deseos habituales por cada pasa y gritamos todos juntos por un mundo mejor: sin guerras, sin odio, sin dolor…
Fue un momento muy bonito porque entramos en el año 2007 todos juntos, manifestando la unión y el afecto entre amigos.
Después de celebrar con mis amigos, llamé a mis padres por teléfono para desearles un buen año, lleno de alegría, salud y sonrisas. Fue muy bueno escuchar sus voces, saber que estamos siempre juntos en pensamiento.
Después de la media noche las personas suelen empezar la fiesta, que solo termina por la mañana.
Nosotros nos fuimos a casa y jugamos al “Bingo”, un juego didáctico.
Cuando volvemos a casa comimos muchísimos dulces para celebrar la entrada en el nuevo año y escuchamos música.
Bueno, yo volví a casa sobre las cuatro de la mañana, porque esa fue la hora a que mi padre salió del trabajo.
Creo que hoy fue un día muy fatigoso, pero al mismo tiempo un día inolvidable, una noche que quedará para siempre en mi memoria.

Faro, 1 de enero de 2007

¡Hola amigos!
¡Ya estamos en el nuevo año! Espero que vuestra nochevieja haya sido tan fantástica como la mía.
Bueno, hoy es otro día, otro año, otros sueños, nuevas ambiciones.
Creo que el 2007 va a ser un año decisivo en mi vida, porque voy a terminar el 12º curso y porque voy a completar dieciocho año.
Siempre que empieza un nuevo año pido algunos deseos personales y otros para la humanidad. Para la humanidad, deseo que los hombres tengan dentro de su corazón la alegría, la amistad y el afecto, que sepan vivir sin guerras, sin odio y sobretodo que aprendan a respectarse mutuamente.
Para mí, deseo que consiga tener fuerzas para continuar a perseguir mis sueños y a luchar por ellos en cada día.
La navidad y la nochevieja son momentos de reflexión, en que las personas deben pensar sobre sus vidas y sus objetivos.
Hoy me levanté un poquito tarde porque me había acostado muy tarde (sobre las cuatro de la mañana). Cuando me levanté mis padres ya habían preparado la comida.
De primero comimos bacalao y de segundo comimos “quiche”, una especialidad francesa, y de postre comimos algunos dulces típicos (“farófias”).
Por la tarde estuve con mis tíos que vinieron de Alentejo, la provincia donde nací. Nos quedamos en casa disfrutando del primer día de 2007.
A mí me gusta quedarme en lugares tranquilos donde puedo descansar y aprovechar para pensar.
Para los jóvenes, el día 1 de enero es sobretodo un día de reposo para recuperar las fuerzas perdidas en la noche anterior.
Normalmente la nochevieja es también una noche de abusos: las personas suelen abusar de las bebidas alcohólicas, de los dulces y de la comida.
Pero, yo creo que hay que ser conscientes de los maleficios que los abusos pueden traer a nuestra salud.
Bueno, así me despido, pues creo que ahora ya conocéis un poquito mejor las tradiciones portuguesas y ya sabéis como fue mi nochebuena y mi nochevieja. En una palabra diría que fueran noches fantásticas.
Un grande beso de vuestra correspondiente,

Isa Mestre

Comments: Post a Comment



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?